El Hijo Frustrado (Alberto Baeza Flores)

Fue un desterrado sueño y menos que un gemido, 
fue el botón que se corta sin que llegue a ser flor; 
y esa hoja que cae y al caer no hace ruido, 
pero deja en el árbol un secreto dolor.      

No supimos qué luz pudo tener su frente, 
ni que nombre de amor decir en su canción. 
No fue nada, pero algo se murió de repente 
y una ola de niebla rodó en el corazón.           

Hoy que los niños juegan en el parque cercano 
nos oprime una angustia como espina cruel, 
y sin decir decimos al tomarnos la mano: 
...pudo ser como aquella...,pudo ser como aquél...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s