El Lago De Las Lágrimas (Leyenda Purépecha)

Huanita, era una hermosa princesa purépecha, la cuál se enamoró de Tangáxhuan, sobrino del fundador del Imperio Purépecha, quién amaba a la princesa, por lo que pronto pediría su mano en matrimonio. Pero un sacerdote malvado llamado Candó también se enamoró de la bella Huanita, sin embargo sabiéndose no correspondido, un día la secuestró y la recluyó en una yácata, es decir la base de una pirámide. Se dice que la princesa lloraba tanto todo el día y toda la noche que sus lágrimas escurrieron fuera de la yácata hasta que formaron un lago. De ahí que Camécuaro signifique “lugar de la amargura oculta” o «torrente de lágrimas».

Tangáxhuan, al enterarse de la noticia del secuestro de su amada, de inmediato inició la búsqueda para rescatarla, y se internó en la espesura de los árboles durante días hasta que dio con el lugar donde Huanita estaba prisionera, Cutzé, pero ya era tarde pues la princesa había muerto de tristeza dejando un lago hecho con las lágrimas de su dolor. Entonces Tangáxhuan buscó a Candó en los alrededores para cobrar venganza y cuando lo vio al bajar un cerro, sin dudarlo le lanzó una flecha con su arco. La flecha clavó al malvado Candó en un árbol pembamu, que en tarasco significa «viejo barbado» o también conocido como cedro de agua o sabino, el cual se partió y de allí brotó un manantial de agua verde condenado a «sangrar» para siempre por lo que no se seca nunca.

Con el paso del tiempo Tangáxhuan también murió de tristeza y su cuerpo se transformó en otro manantial para buscar a Huanita y unir sus aguas por la eternidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s