Humor

En Los Ángeles un hombre llamado César tuvo que faltar a su trabajo para acudir a la corte debido a una pequeña infracción de tránsito. Mientras esperaba varias horas a que atendieran su caso, comenzó a impacientarse. Cuando por fin oye su nombre, de inmediato se pone de pie frente al juez, solo para oír que la corte descansaría el resto de la tarde y lo llamarán hasta el día siguiente.

—¡Maldición, no es posible! —exclama César tan molesto que golpea el estrado.

El juez, irritado por el tedioso día de trabajo que ha tenido, grita:

—¡Veinte dólares de multa por maldecir dentro de la corte! ¡Y claro que es posible!

Entonces, el magistrado, al darse cuenta de que el hombre toma su billetera y revisa su interior, añade:

—Bueno pero no debe pagar la multa ahora, puede hacerlo mañana.

—Un momento por favor, señor juez —responde César—. Estoy viendo si me alcanza para maldecir otras tres veces más.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s