Humor

En Inglaterra, una mujer y su hijo pequeño estaban esperando el autobús. Poco antes de que llegara el transporte público, la mamá le advirtió al niño:

—Cuando subas, di que tienes cuatro años para que no me cobren tu boleto.

—Sí, mamá —respondió, muy obediente, el pequeño.

Más tarde, al abordar el vehículo, el conductor le preguntó al niño:

—¿Cuántos años tienes?

—Cuatro —respondió él.

Con un poco de sospecha, el chofer volvió a preguntar

—¿Y cuándo cumples cinco?

—¡Pues hasta que me baje del autobús! —contestó el chiquillo, tengo prohibido hacerlo antes.

«Las mentiras tienen patas cortas y tarde o temprano se caen», según reza un dicho popular, y otro más dice en parte que «los niños siempre dicen la verdad». Así que estimado lector, si tienes la costumbre de usar falacias (cosas que parecen ciertas pero que en realidad no lo son) ten cuidado cuando entre niños te veas…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s