Humor

La señora Pérez siempre se jactaba de conocer a todas las personas del pequeño pueblo donde vive, pero una vez, cuando entró un soldado a la tienda de abarrotes donde trabajaba, no supo quién era. Después de mirarlo de arriba a abajo se animó a preguntarle:

—¿Vives aquí? —

—Sí —dijo él—. ¿Por qué?

—Es que no te había visto antes.

—Debe ser por el camuflaje- contestó, señalando su uniforme…

No cabe duda, caras vemos, uniformes desconocemos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s