Justicia (Ramón de Campoamor)

-¡Señor Juez, un malvado, un asesino,
  un pérfido, un traidor,
  robóme la paz de mi destino...!
-¿Robó, decís?
-¡Mi amor!
-¿Cuál es su crimen?
-Inocente y puro 
  mi corazón le di...
-¡Tu corazón!
_¡Creédme, señor Juez, que yo os lo juro!
_¡Castigadlo, señor!
-¿Pero, el delito?
_Engañador y falso
  despedazólo cruel.
  ¡Las horribles tinieblas de un cadalzo
  no bastan, señor Juez!
-¡Deliras, infeliz. A un magistrado
  hablándole de amor!
-¡Oh, ¿le daréis la muerte? Ved que es poco
  comparado a su crimen tan atroz.
  Una muerte...Mil muertes no alcanzaban
  a purgar su delito, señor Juez.
  ¡Matar la fe y el porvenir bendito
  de una infeliz mujer!
-¡Vete en paz, desdichada! Las pasiones
  no las juzgan los hombres sino Dios.
  ¡Matar el cuerpo es crimen en la tierra,
  matar el alma, no!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s